La capilla subterránea más grande del mundo


Por  | Arte secreto 

Pocos lugares parecen menos apropiados para contener obras de arte que una mina de sal y, sin embargo, en estos peligrosos y angostos espacios subterráneos se han custodiado a veces algunas de las obras más valiosas de la historia del arte universal. Es lo que sucedió, por ejemplo, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los nazis escondieron en minas de sal de los Alpes algunas de las miles de pinturas expoliadas a causa de las ansias artísticas de Hitler.

Vista de la capilla de Santa Kinga, en las minas de Wieliczka | © Javier García Blanco

Seguir Leyendo