Pablo Iglesias y Esperanza Aguirre debaten en laSexta Noche


¿Por qué dicen “repite conmigo”?

<em>¿Por qué dicen “repite conmigo”?</em>
Clausura de la Escuela de Verano del PP en El Escorial

Esperanza Aguirre se da a la fuga
Esperanza Aguirre se da a la fuga

“¿Pero esta mujer no tiene amigos o familiares que le digan que no haga el ridículo?”, preguntaba en Twitter el pasado sábado una conocida periodista, tras presenciar, atónita como muchos de nosotros, la intervención telefónica en televisión de la condesa a la fuga en un cara a cara, más bien voz a voz, con el chico de la coleta de quien todo el mundo habla.

Repite conmigo: ETA, Cuba, Venezuela, Irán, Corea, le decía una y otra vez la doña, y una y otra vez salía trasquilada cuando el “repite conmigo” se convertía en una especie de boomerang que la golpeaba, porque el chico de la coleta de quien todos hablan, resulta que es un empollón que prepara bien los exámenes a los que se presenta. Imagino a los expertos en estrategia política afines a la señora condesa, ojipláticos ante el televisor, sin entender nada, viéndola empeñada en regalarle votos a los perroflautas a base de hacer el ridículo perdiendo peleas contra ellos.

Primero los ignoras, después te ríes de ellos y luego los criminalizas, marcan los cánones del comportamiento del poder cuando aparece un nuevo aspirante. Sin embargo, las dos primeras etapas las han quemado a velocidad de condesa huyendo de la pasma, para centrarse directamente en la tercera: la criminalización. ¿Por qué cada día sale un miembro del partido en el gobierno a regalarles publicidad al chico de la coleta y su gente? Nadie lo sabe muy bien. Movilizar a los simpatizantes desencantados asustándolos con el miedo a lo nuevo, decía un tertuliano el otro día en la radio. Defender el modelo bipartidista que tanta estabilidad nos ha traído, decía otro.

¿Por qué esta reacción furibunda del todopoderoso partido contra una, hasta ahora, pequeña mosca cojonera? La respuesta es más sencilla de lo que parece: están muy enfadados, están fuera de sí porque les han robado. ¿Votantes? No. ¿Los sobresueldos? No. Les han robado la dialéctica. “Dedico mucho tiempo todos los días a estudiar cómo hacer llegar a la gente nuestro mensaje. Eso es hacer política”, decía hace unos días el de la coleta en una entrevista.

Durante las últimas décadas el partido que ahora gobierna ha tenido en su poder un arma muy potente: el monopolio del lenguaje directo. España se rompe. Nosotros somos España. Tú hundes España. Yo salvo España. Ha sido su abc para enfrentarse a sus rivales tradicionales, que, por algún motivo, nunca supieron zafarse bien de esta llave tan básica. Se sentían cómodos siendo dueños del mensaje simplificado que tantos frutos les daba. Y de repente, se encuentran de frente con la llegada de estos perroflautas que aparecen en escena con esta lección dialéctica muy bien aprendida, con mensajes que llegan con la misma facilidad que el “yo soy español, lololó, lololó”.

“Sois una casta”, “Gobernáis para vuestros intereses, no para los intereses de la gente”. Lenguaje claro, como el que ellos habían monopolizado, con un valor añadido fundamental: al contrario que el “España se rompe” y similares, este lenguaje directo que traen los perroflautas viene apoyado sobre una realidad constatable. Y la gente lo entiende. Y la gente lo apoya. Usáis técnicas de Goebbels, protestan los de siempre mientras agitan en su mano el ejemplar que guardan en el cajón de la mesilla de noche. Están muy enfadados. Y es normal. Les han robado. Están probando la medicina, ahora necesaria, que tantas veces ellos habían recetado inventando falsos virus.

FUENTE ORIGINAL