Historia de los Almogávares


Fuente: arteguias.com

allmer

Definición y origen

El término almogávar provendría de la palabra árabe al-mugawar, esto es, el que realiza una razzia o incursión. Aunque podría aplicarse a los muchos grupos irregulares de guerreros que en la frontera cristiano-musulmana de la Península Ibérica, realizaban este tipo de actividades, almogávar se va a identificar especialmente con los grupos provenientes del Pirineo aragonés y catalán.

Seguir Leyendo

Estúpido PSOE


Arturo González | Puntadas sin hilo

Arturo GonzálezFue tal el desprecio que Pedro Sánchez mostró hacia Podemos en la entrevista de anoche en Antena 3, afirmando reiteradamente que ni antes ni después pactarán nada con Podemos por su populismo, que bien puede decirse que las relaciones y posibilidades coherentes de colaboración y ayuda mutua han quedado definitivamente esclarecidas y rotas. Entrevista que, por cierto, tuvo un muy flojo 9,6 % índice de audiencia en horario estelar.

Por tanto, cada uno a su tarea: el PSOE a ser la otra cara de la moneda del sistema biempensante establecido, y Podemos la gran incógnita de las necesidades y esperanzas de cambio real de una parte sustancial de la población. Lástima, porque se necesitaban y complementaban para desbancar al Partido Popular, que se habrá frotado las manos con la entrevista. Queda claro; el PSOE tiene vocación de oposición, aunque manifieste lo contrario.

Seguir Leyendo

Por pura moral del pedo.


Escrito por 

“prueba más quijotismo seguir a un loco un cuerdo que seguir el loco sus propias locuras”.

c0e3ef064eee44eb898c1a700564ca5d_SEl alma de los machos, de los capitalistas -su carácter ambicioso, belicoso, posesivo, miedoso- debe ser cambiada si pretendemos liberara las mujeres, a los pobres de su dominación. El machismo -la polémica definición de la virilidad que en la psicología de los antiguos era la pasión central natural, es decir la pasión de la unión y la lealtad- era el villano, el origen de la diferencia entre los sexos… En efecto es posible ablandar a los hombres, pero hacerles «cuidar» es otra cosa, ha costado, está costando mucho. Es posible hacer a los capitalistas menos ambiciosos, belicosos, posesivos, miedosos, pero hacerles “trabajar” es otra cosa y la cosa va para largo también.

Mañana muchos saldremos a la calle a hacer fiesta, a asegurarnos de que sabemos lo que queremos, de que seguimos sintiendo lo mismo, porque en las grandes manifestaciones pretendemos que quede claro cuáles son nuestras identificaciones, cuáles son nuestras lealtades, cuál nuestra comunidad, ante quiénes somos responsables. Un miembro del gobierno llamando a la desobediencia civil… ¿tan tontos somos? No lo sé, pero por muy tontos nos toman. ¡Que bien suenan la mala música y las malas razones cundo uno carga contra el enemigo!

Seguir Leyendo