España, última hora


Puntadas sin hilo | Arturo González

Las autoridades presentan los Presupuestos Generales ante la absoluta indiferencia de los ciudadanos. La gente pasa, nadie los cree, los consideran inútiles. Pura propaganda. Ellos solo saben de sus duras vidas cotidianas. Mayor inversión, más recortes en prestaciones.

Lo de Catalunya se enerva, el furor crece. Pero, de modo asombroso, la gente está tranquila, apenas le preocupa a nadie, salvo a los catalanes, claro. La gente piensa que no va a pasar nada. La gran mayoría se siente protegida con Mariano.

Por fin han trincado al pederasta. La policía funciona bien. El tipo es un degenerado. ¿Hay demasiada permisividad?, se preguntan. Esperemos que no salga de prisión en toda su vida.

La televisión, como siempre, devorándola.

Pujol balanceándose ahorcado al retirar una estatua derribada.

1 de octubre. No parece que el otoño vaya a ser, socialmente, tan caliente como siempre anuncian.

Economías apretadas.

La corrupción sigue instalada en la creencia popular.

EREs y cursos de formación, cáncer de Andalucía.

Los nuevos reyes, bien.

Gallardón, un cadáver, que en dos días encontró curro de 8.500 al mes.

Ya se estará cocinando la encuesta del CIS sobre el mes de septiembre. Encuesta fundamental para conocer posiciones, ya con todos los datos ajustados. PP gana, a pesar de todo, ni siquiera los antiabortistas dejarán de votarle a la hora de la verdad. El PSOE ya sin disculpa y con su nuevo líder en plena actividad. Podemos en la nebulosa de su organización, pero fuerte en las intenciones de la gente, su esperanza. IU en el alambre. Veremos.

Europa es la madrastra de Blancanieves y de Arias Cañete.

Chin, nuestro nuevo mecenas, después del viaje de Mariano y del vergonzoso cambio de ley que hicimos.

Los turistas nos salvan.

El Opus Dei beatifica a su segundo prefecto y muestra su poderío silencioso.

La luz sube.

Mueren peces gordos, pero hay más.

A los yihadistas y su Estado Islámico los vemos distantes. Por fortuna no han secuestrado y ajusticiado a cuchillo a ningún español.

La deuda, qué gran pufo nos metió ZP con su 135, deudores in sécula seculórum.

La Constitución, esa viejecita con artrosis.

La gente, resignada, jodida pero contenta.

——————————
(Esto es una prueba. No hay quién entienda este sistema. No sé ni mandar la prueba.)

Fuente: http://blogs.publico.es/arturo-gonzalez/2014/10/01/espana-ultima-hora-2/