De niños de la calle a bailarines profesionales


Por: EL PAÍS

Autora invitada: Marta Romero Diego

Destino, The Place, Londres, 2010 - Hugo Glendinning
The Place, Londres, 2010. Fotografía de Hugo Glendinning
“Nada está bien o mal, sólo tenéis que sentir y dejaros llevar” con esas palabras Junaid Jemal Sendi nos guía en clase de danza cuando toca improvisación. “Dobla tus piernas, intenta sentir la energía que viene de la tierra, el centro está aquí” dice Addisu, señalándose el ombligo. Pero para los ferenjis (forma coloquial con la que los etíopes llaman a los blancos en Etiopía) todo esto a veces es un tanto complicado. Venimos de un mundo en el que la vida se planifica, mide y transcurre en la cabeza. Nos pasamos el tiempo plasmando el futuro en un papel con indicadores y cifras. Intentar cambiar eso y vivir aquí y ahora, dejando que  el corazón te guíe, suena un tanto marciano.

Sigue Leyendo