Los aviones sirven para traer santos envenenados.


Escrito por 

 Nos vamos de camino al infierno haciendo provisión de buenas intenciones, el traer a dos santos a morir a casa, por ejemplo.

Los aviones sirven para traer santos envenenados.

 Nos vamos de camino al infierno haciendo provisión de buenas intenciones, el traer a dos santos a morir a casa, por ejemplo. Queriendo así mejorar la suerte de ellos en lugar de conservar la que teníamos. Cuando se acerca el peligro las operaciones de salvamento acaban con la distinción entre conservar y mejorar. Cuando no quedan esperanzas el que hace como si las hubiera es un quintacolumnista de la catástrofe. A medida que la sombra de lo irreversible va cerrando los caminos en las sociedades democráticas el difundir esperanzas debe ser sustituido por el establecimiento de protocolos en urgencias.