Indignante, cabreante, repugnante (2)


Puntadas sin hilo | Arturo González

Lo de estos señores de las tarjetas de Caja Madrid y Bankia parece como esos concursos en que el premio consiste en ver si eres capaz de gastarte diez mil euros en veinticuatro horas. Éstos se los pulían en media hora y todos los días. Aparte, claro, de los sueldos millonarios, fondos de pensiones – que ésa es otra -, y tarjetas oficiales con las que solo podían disponer de 9.000 euros al mes.

Sigue Leyendo

La unión hace la alegría


Escrito por 

los agitadores tienen al cabeza a pájaros.

La unión hace la alegría

La ciudad en la ciudad, Deo parere, libertas es. Obedecer a Dios es la libertad, llamar Dios a eso que obedeces. No hay realmente interés común más que para los hombres razonables, porque la razón les es verdaderamente común, porque tienen en ellos el mismo Dios. Sólo ellos pueden, obedeciendo a las leyes, desenvolver toda su naturaleza. Sólo ellos no son disminuidos ni mutilados por la vida en común. Para los demás la unión hace la fuerza, sólo para ellos la unión hace la alegría. El hombre conducido por la razón es más libre en la ciudad, donde obedece a las leyes, que en el desierto, donde no se obedecería más que a sí mismo. Spinoza aclarando a Seneca.