Mariam Sow, en defensa de la tierra


Por: José Naranjo

Mariam
Senegalesa, feminista y líder campesina, Mariam Sow, la semana pasada en Dakar. / Foto: J.N.

Hace calor estos días en Dakar. Mucho calor. En una amplia sala de la Feria Internacional CICES de la capital senegalesa, donde se está celebrando el Foro Social Africano, una veintena de personas discute apasionadamente. Casi todos son miembros de asociaciones campesinas y agricultores venidos de distintos puntos del país. Cada uno va contando lo que pasa en su localidad, en su comunidad, en su región, donde grandes empresas y terratenientes se están quedando con lo mejor de las tierras cultivables y desplazando a los agricultores locales. En el centro de la mesa, una mujer entrada en la cincuentena vestida con un traje tradicional trata de ordenar el debate y definir estrategias de lucha. Es Mariam Sow, militante feminista y por los derechos de los campesinos que lidera en Senegal la lucha contra el acaparamiento de tierras. “Estamos obligados a resistir para salvar la agricultura familiar. No podemos permitir que los inversores extranjeros se queden con nuestra tierra”, asegura.

Sigue Leyendo

El desastre de las políticas de austeridad


Vicenç Navarro
Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Era fácil de ver que las políticas de austeridad promovidas por la Troika -el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE)- y por el Consejo Europeo, liderado por el gobierno alemán, serían un desastre para la mayoría de países pertenecientes a la Eurozona. Así lo publicamos y predijimos varios economistas y expertos en políticas públicas. También predijimos que las crisis económicas y financieras causadas, en parte, por estas políticas de austeridad serían enormemente impopulares y crearían un grave problema de legitimidad, tanto de las instituciones europeas responsables de la gobernanza de la Unión Europea y de la Eurozona, como de los gobiernos de sus países miembros. Y así ha sido (ver mi artículo “Capital-Trabajo: el origen de la crisis actual”, Le Monde Diplomatique, julio de 2013).
Sigue Leyendo