Los negocios privados de los diputados llegan por fin al pleno del Congreso


La Cámara debate esta vez sobre las compatibilidades tras el caso de Agustín Conde.

 

Lo habitual es que no haya transparencia. Ni debate. Lo habitual es que los diputados que quieran tener un negocio privado pidan permiso a una comisión que forman otros diputados y les den autorización sin mucho trámite y a puerta cerrada.

Luego el dictamen de esa comisión pasa por el pleno y todos los parlamentarios lo aprueban sin debate. Este jueves, sin embargo, será distinto. Este jueves algunos grupos tienen previstopedir la palabra para explicar por qué se oponen al dictamen que zanja sin más el caso de Agustín Conde, diputado del PP que, como informó la SER, no declaró alguna de sus actividades privadas.

 

Originalmente publicado en rememorandolahistoria.blogspot.com.es