El viaje de exploración que acabó con siglos de escorbuto…


Típica representación de San Telmo como patrón de los marineros (La imagen corresponde al fraile Pedro González, un personaje que también se identifica como San Telmo)

Típica representación de San Telmo como patrón de los marineros (La imagen corresponde al fraile Pedro González, un personaje que también se identifica como San Telmo)

Cuentan la tradición y los escritos hagiográficos que San Erasmo de Fornia, al que posteriormente se conoció como San Elmo o San Telmo, se encontraba predicando las enseñanzas cristianas allá por el siglo III después de Cristo cuando un rayo cayó a pocos metros de él.

Dicen que el santo apenas se perturbó y que continuó con sus oraciones como si nada hubiese pasado, de ahí que los marineros españoles que se embarcaban hacia la conquista de América siglos después invocasen su figura ante el miedo de naufragar cuando las tormentas y los relámpagos arreciaban. Este es, en principio, el origen de considerar a San Telmo como el patrón de los marineros.

No obstante, y a pesar de no considerarme el más indicado para cuantificar la eficacia de este método oratorio a San Telmo, me gustaría que conocieseis otro personaje histórico al que, personalmente, le otorgaría con más méritos el altisonante distintivo de Patrón de los marineros: James Lind, uno de los pioneros que la medicina tuvo contra el escorbuto.

James Lind (1716 – 1794)

James Lind (1716 – 1794)

El escorbuto era el azote de la marina. Era un modo realmente horroroso de morir: las encías sangraban, se caían los dientes, las heridas ya cicatrizadas volvían a abrirse y el tejido de la boca se pudría formando una espantosa halitosis.

Como os podéis imaginar no hay cifras oficiales ni exactas pero las estimaciones más aceptadas dicen que en los 300 años que van desde el siglo XV al XVII, más de tres millones de marineros murieron a causa del escorbuto. El escorbuto era la causa más común de muerte de todo aquel que embarcaba y no solía distinguir entre marinería y oficialidad.

Cuando un capitán planificaba un largo viaje, alguna travesía que se estimara fuese a durar más de un año, sabía con total seguridad que casi la mitad de la tripulación iba a contraer escorbuto. En algunos navíos y en trayectos aún más largos (de hasta cinco años) ese porcentaje se elevaba hasta el 80%… y pocos lograban sobrevivir.

El gran problema era que no se sabía cuál era su causa. A lo largo del tiempo se especuló con incontables razones para la enfermedad como el aire ahogado y maloliente de los apretados camarotes, el espesamiento de la sangre, la grasa en las ollas de las cocinas del barco o incluso la tristeza y la apatía. Y así como las posibles causas que se barajaron ahora nos resultan ridículas, los remedios que se llegaron a aplicar tampoco se quedan atrás: desde baños en sangre animal hasta enterrar al marinero en arena hasta la cabeza… La verdad es que se intentó con casi todo.

Con el tiempo y sobre todo con el éxito sobrevenido e inesperado de algún tratamiento ocasional que salvó la vida de algunos marineros, la cuestión se fue delimitando un poco y a base de observación y experimentación los remedios se fueron orientando hacia la dieta… Pero lo cierto es que surgieron tantas dietas milagrosas y productos “antiescorbúticos” que se hacía difícil saber cuál era la correcta.

Es aquí cuando entra en escena nuestro santo patrón”… Un aventurado escocés que respondía al nombre de James Lind y que, a mediados del siglo XVIII, desempeñó labores médicas en el buque de la Royal Navy “Salisbury” en dos cortos viajes (sí, 10 semanas embarcado era un viaje corto en aquella época) durante los años 1746 y 1747.

El primero de estos viajes lo horrorizó y en el segundo se llenó de gloria…

James Lind dando cítricos a enfermos de escorbuto

James Lind dando cítricos a enfermos de escorbuto

Dicen que la penicilina surgió de las pesadillas que Alexander Fleming tenía ante la visión de cientos y cientos de muertos por infecciones en los hospitales de campaña de la Primera Guerra Mundial… Pues algo parecido le ocurrió al bueno de James Lind que durante su breve periodo marino, y en solo aquellos dos viajes, contempló la muerte por escorbuto de más de 80 marineros del total de 350 que le acompañaron en el Salisbury.

Lind tenía que hacer algo, y lo que se le ocurrió no es más que lo que ahora llamaríamos experimentación con grupos de control… La idea era simple, pero brillante: Tratar conjuntamente pero con diferentes remedios a varios grupos de marineros y anotar su evolución. Así, a algunos los trató ofreciéndoles vinagre, a otros berros, a otros les dio incluso agua de mar, y por supuesto a otro puñado de afectados les dio naranjas y limones… El resultado de estos últimos se probó como eficaz y los marineros que comieron cítricos se recuperaron mejor y más rápidamente que el resto.

Aun así el escocés no las tenía todas consigo porque otros productos y verduras como el “Chucrut” (una especie de repollo escabechado) también lograron apaciguar el escorbuto, por lo que Lind en aquel año (1747) aún no sabía a ciencia cierta cuál era la clave al rompecabezas.

El “Chucrut” un curioso elemento en nuestra historia

El “Chucrut” un curioso elemento en nuestra historia

La casualidad, o simplemente el hecho de pertenecer a la misma armada, hizo que Lind terminase conociendo a uno de los personajes que a la postre se convertiría en uno de los más influyentes de la Historia moderna: El capitán James Cook (al que por cierto, aprovecho para aclarar que todos llamamos de manera incorrecta “Capitán” cuando durante sus viajes en realidad era Teniente” y no fue ascendido hasta mucho después).

Cook se disponía a zarpar en 1768 hacia el sur del océano Pacífico con la misión (en una primera etapa) de estudiar el insólito acontecimiento del tránsito de Venus que ocurriría al año siguiente, en 1769.

Siguiendo las indicaciones de Lind, y en previsión de una larga travesía, Cook se tomó muy en serio la dieta de sus marineros planificando un estricto menú que incluía supuestos “antiescorbúticos” como sopa deshidratada en forma de gachas, berros, mastuerzos de hoja ancha y el famoso “Chucrut” de repollo.

Pero seamos sinceros… el chucrut sabía a demonios. Su sabor agrio era horrible y algunos de los marineros, después de tan solo unas semanas engullendo todos los días aquella espantosa comida avinagrada, se rebelaron e incluso dos de ellos se negaron a probarlo más.

Cook no se andaba por las ramas y en su diario dejó anotada la pena por negarse a seguir la dieta:

Castigamos a Henry Stevens y a Thomas Davister con 12 latigazos cada uno por rechazar su ración”…

Sin embargo el castigo físico no era algo que agradara a Cook (al que los historiadores suelen describir como un hombre afable, paternal y bastante razonable) así que, ideó un brillante plan para que la marinería siguiera la dieta, y hasta la pidiera…

Al día siguiente, Cook retiró del chucrut de la dieta de los marineros, pero sibilinamente, lo dejó en el menú de los oficiales…

La respuesta no se hizo esperar y también la podemos leer en sus propias palabras:

Pues tal era el carácter y el modo de ser de los marineros en general que, en el momento en que vieron que sus superiores lo valoraban y a ellos se les negaba, de la noche a la mañana se convirtió en el producto más selecto del mundo y su inventor en el hombre más honrado…

Una réplica actual del HMS Endevour

Una réplica actual del HMS Endevour

Aunque no hay que exagerar… el chucrut contiene algo de vitamina C, sí, pero tampoco era la solución definitiva al escorbuto. A pesar de la estricta dieta del teniente Cook, con el paso de las semanas algunos marineros comenzaron a mostrar síntomas evidentes de enfermedad, menos que de costumbre pero aún así… ahí estaban.

Y nuestro próximo protagonista iba a ser uno de los afectados: sir Joseph Banks.

Banks era un naturalista, aventurero y loco de la botánica que se embarcó en el Endevour de Cook para descubrir, detallar y describir todas las nuevas especies que pudiese encontrar por aquellas lejanas tierras.

El joven Joseph Banks en 1773

El joven Joseph Banks en 1773

En su apartado de wikipedia se dice que Banks “fue elegido para participar” en esta expedición aunque en realidad esta frase es simplemente un eufemismo. La verdad es que Banks compró su pasaje en el Endevour a base de poner pasta en la mesa. Y es que cuando digo que este naturalista londinense era un “loco de la botánica” no exagero ni un ápice puesto que soltó de su bolsillo la impresionante cantidad de 10.000 libras (lo que hoy podrían ser fácilmente millón y medio de euros) para “ser elegido” a bordo de la expedición… De hecho, su donación supuso gran parte del montante total, igualando incluso lo que la propia Royal Society donó para el viaje.

Pero el dinero no lo compra todo y Banks vio peligrar su pasión botánica cuando, a mitad del viaje, comenzó a descubrir que el escorbuto hacía mella en su cuerpo… encías sangrantes, heridas en la boca y en la cara, fuerte halitosis y dientes que empezaban a moverse más que la cubierta del Endevour…

Banks se propuso hacer lo que años atrás había hecho el propio Lind, pero esta vez el paciente sería él mismo… Comenzó a probar en su propio cuerpo diferentes tratamientos e iba anotando los resultados obtenidos a la noche siguiente.

  • Bebía una pinta de malta cada tarde… nada.
  • Comía con estricta solemnidad británica su ración de chucrut… nada.
  • Y finalmente probó con zumo de limón… ¡Eureka!

En el diario del botánico podemos leer:

Recurrí al zumo de limón. El efecto fue sorprendente… en menos de una semana mis encías se hicieron más fuertes que nunca y ahora mismo solo me quedan algunos pocos granos en la cara”…

Era la vitamina C de los cítricos. Ellos por supuesto aún no lo sabían y ni siquiera podían imaginar que este ácido ascórbico es indispensable para una síntesis correcta del colágeno… Lo que sí quedaba claro es que el zumo de naranja y de limón funcionaban, y cuando Banks remitió sus visibles resultados a Cook, éste se olvidó un poco del avinagrado chucrut y comenzó a incluir diversas clases de cítricos en la dieta de los marineros.

El resultado fue increíble, milagroso… histórico. Ningún marinero de la expedición del Endevour murió de escorbuto, algo impensable en esa época.

El zumo de limón se extendió por las bodegas de las embarcaciones de la Royal Navy

El zumo de limón se extendió por las bodegas de las embarcaciones de la Royal Navy

A su vuelta en 1771, tres años después de haber zarpado del mítico puerto de Plymouth, Cook informó a la Royal Society del eficaz remedio que había permitido escapar con vida a todos y cada uno de los marineros enrolados en la expedición. Aún así, y a pesar de los asombrosos resultados obtenidos con los cítricos, su inclusión oficial en las dietas marineras todavía tardaría casi dos décadas ya que hasta 1789 ni las investigaciones de Lind ni los relatos vivientes de Cook fueron aceptados…

Eso sí, a partir de entonces, y oficialmente desde 1795, todas las expediciones de la armada británica comenzaron a llevar en sus bodegas una buena cantidad de naranjas y limones consiguiendo así que el escorbuto desapareciera poco a poco de las cubiertas de los buques en todo el mundo.

 

Referencias y más información:

Podéis encontrar más información en la monumental obra de viajes de James Cook, W Strahan and T Cadell, London, 1773, en Archive.org podéis acceder a la edición de 1821 de Longman con sus tres viajes, y en la Captain Cook Society tienen un extenso archivo muy recomendable. También podéis ver el documental dedicado a su primer viaje de la serie “Viajes de descubrimientos” dónde cuentan algunas de las anécdotas aquí resumidas. Sobre James Lind recomiendo un vistazo a los documentos (solo extractos) en su James Lind Library, en el que se reproducen algunos fragmentos de su Tratado sobre el escorbuto de 1753, obra clave para erradicar con esta enfermedad. Y finalmente si queréis ampliar información sobre Joseph Banks en la web del Natural History Museum tienen más videos, anécdotas e información sobre sus aportes botánicos.

Fuente: culturacientifica.com

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios
Cooperación con Alegría

"If the major determinants of health are social, so must be the remedies" Michael Marmot

Empowered

Everyday

En Zapatillas de Andar por Casa.

Bienvenidos a un universo paralelo

CON TODO MAS BACON

En la mente de una madre cansada y estresada hay de todo un poco.

lilylahijadelencargado

Palabras sobre todos los vivos y sobre los muertos

HELICON

El lugar donde reside la Ilusión.

Halley Ediciones

Editorial independiente. Busca maravillas literarias. Sacar la luz, a la luz.

Cuentos de tarde-noche

Cuentos cortos y algunos escritos aparte...

HABLEMOS DE PELICULAS

Un lugar para fanaticos

Mytself Poetry

DE MÍ, DE MÍ MISMA Y DE ELLAS

A Cidade, A Estrada, O Propósito.

A cidade foi tomada pelos homens. A Queda nos atingiu, e não sabíamos para onde ir. Na estrada da vida. sinais colocados no tempo apontaram para um propósito maior do que todos nós: o Amor que transforma. Ele deu sentido à nossa existência sofrida, e agora temos como caminhar rumo à Cidade. Aqui estão alguns trechos da minha jornada. Vamos caminhar juntos?

NEW PATHWAYS BY SAM TUMBLIN / PROMOSTKING

My site "NEW PATHWAYS BY SAM TUMBLIN" is basically an open door to all paths in life. #general #life #music #media

| SCRIPTEUM |

Blog de escritura

Mozesz nie miec nic...ale jesli masz pasje...to tak jakbys mial wszystko

Hello this is Rafal, I think, I can cook. You will be the judge.

El pensadero de Yai

Espacio donde desparramar sin orden ni concierto ideas, sueños e historias singulares.

Poetriz

Sou um pouco de poeta e de atriz na frente do meu compoetador

Blogueando con Laura

Blog personal de la escritora María Laura De Piano con la colaboración de escritores invitados

Organic Article

Strictly Undiluted

Geografía e Historia en la educación permanente

El profesor Luis Durán Güell quiere acercarte al Ámbito de Sociedad en la educación de adultos.

Arte y demás historias por Bárbara Rosillo

Historia de la moda y otros asuntos.

sandsoftime10

A peep into Megha's mind

Ilusión en proceso de aprendizaje

Así soy, vivo, pienso, siento y escribo... Bienvenido a este lugar donde solo tú decides qué hacer...

LUCES Y SOMBRAS

¿¿QUIEN TIRARA LA PRIMERA PIEDRA??

Monfoto

Memoria de lo que soy a través de mi objetivo

Libros recomendados

Intento no perder el tiempo y ser eficiente...

Diario del Hombre Topo

Relatos de ficción. Todo es producto de mi imaginación.

Rebe & Miau

Una forma diferente de estar en el mundo

Premios Blogosfera

Los mejores blogs en español

The Soul of Al-Andalus

Entra, relájate y siente la mágia de Andalucía

cocinando a lo jose

cocina saludable y fácil

Education Motivation Inspiration

Warm welcome! This is more than an exploration. Discovery of new ideas and new ways of being.

khushitripathi.com

Life As I Know It

noaladomesticacionguayaquil

Un espacio para elevar conciencias

manologo

pienso y recuerdo...luego, existo

ESPERANZAVAROBLOG

HISTORIA, ARTE Y ANTROPOLOGÍA

MALIN E H PHOTOGRAPHY

© Malin Ellisdotter | All images on this blog are copyrighted material and all rights are reserved. Not to be used without permission |

Tale Told

Short Stories, Poems, & Essays

EL RINCÓN DE PENSAR

Expresa tus emociones

La paseata

Pasear no es dar la lata, ni nada raro ni feo, siendo por La Paseata, por donde das el paseo.

Ramrock's Blog

Politicamente MUY incorrecto

CalcuttaTadka

Its All About daily dose of tadka

Un bosco nella mente

Sogna sempre in grande

A %d blogueros les gusta esto: