GEORGE ELIOT**UNA NOVELISTA PARA GENTE ADULTA


Traductora, poeta, pensadora y narradora, George Eliot fue una mujer de vigorosa personalidad intelectual y una gran creadora de caracteres. Nacida en el medio rural, desafió los códigos de la época uniéndose con un escritor casado y llevó la ficción victoriana a su máximo límite expresivo.

George Eliot no tiene la popularidad de Jane Austen, ni el aura enigmática de las Brontë, ni la condición icónica de Virginia Woolf. Y, sin embargo, desde que en 1948 F.R. Levis en The Great Tradition la comparó con Tolstói, su importancia dentro de la ficción inglesa no ha parado de crecer, amén de que escritores como Henry James, D.H. Lawrence o nada menos que Marcel Proust (a quien encantaba El molino junto al Floss) la han disfrutado con especial deleite. George Steiner, por cierto, considera Middlemarch la mejor novela inglesa del siglo XIX junto aNostromo de Conrad. Hay que decir que George Eliot inicialmente despuntó como pensadora, y habría podido ser un Carlyle, un Stuart Mill o un Comte. Pero, a sus 35 años, se cruzó en su camino el periodista y crítico George H. Lewes, quien la convenció de que probara sus talentos en la prosa imaginativa. Y ya desde entonces, granjeándose lectores desde su debut (al punto que Dickens la quiso “fichar”), quedó sellado su destino como novelista.

Mary Ann Evans –tal era su verdadero nombre– había nacido el 22 de noviembre de 1819 en South Farm, Arbury, en el condado de Warwick. Esta granja estaba enclavada en la heredad de Sir Francis Newdigate, un noble para el que el padre de Mary Ann trabajaba de administrador. En realidad, Robert Evans había comenzado como carpintero, pero ascendió de categoría y, como agente de Newdigate, le ayudó a explotar una mina de carbón y a mantener en funcionamiento varios molinos. Mary Ann, de niña, pudo conocer aún una Inglaterra pastoral, no estropeada por el ferrocarril y la industrialización, y amar una naturaleza plácida que enseguida reencontraría en la poesía de Wordsworth. Su madre, Christiana Pearson, pertenecía a una clase social ligeramente superior a la del padre y, al casarse ambos, ella hubo de pechar con dos hijos de Robert habidos en un primer matrimonio.

Antes de engendrar a Mary Ann, Robert y Christiana tuvieron una chica (Christiana, 1814) y un chico (Isaac, 1816). La pequeña Mary Ann se sintió muy impresionada por la solvencia profesional y la integridad moral de su progenitor, y de él aprendió el sentido del deber en que troqueló su propia personalidad. Por lo demás, de cría adoraba a su hermano Isaac, estaba loca por él, y de mayor supo inmortalizar esta relación en los inolvidables Tom y Maggie de El molino junto al Floss. Tras tenerla a ella, la madre pariría unos gemelos, que murieron a poco de nacer. En todo caso, Christiana Pearson quedó muy debilitada y, tras contraer un cáncer de pecho, moriría en 1836. Entretanto, Mary Ann había seguido una escolarización más o menos convencional: a los cinco años ingresó en un internado de la cercana Attleborough y más adelante entró en una escuela en Nuneaton, donde estableció un profundo vínculo con una de sus docentes, Miss Lewis. Esta señorita era una ardiente evangelista y le insufló ideas pietistas. Su formación religiosa se completaría a partir de 1832 en Coventry, en un colegio regentado por las señoritas Franklin, que la iniciaron en las creencias baptistas.

800px-George_Eliot_BNF_Gallica

A la muerte temprana de la madre siguió el casamiento de la hija mayor, Christiana, de lo que resultó que, a los 17 años, Mary Ann se encontró llevando la granja familiar (para entonces vivían en Griff). En esa época se ocupó de supervisar el servicio doméstico e incluso las tareas agrícolas de los empleados, sin descuidar su propia formación intelectual y una asistencia continua a los pobres de la comarca. Robert Evans mandó venir a varios tutores para que dieran lecciones a su chica -un tal Brazzi la adiestró en italiano y alemán–, mientras ella por su cuenta seguía devorando lecturas religiosas, al punto que se negaba a acompañar a su padre al teatro y consideraba disoluta la lectura de novelas. En una ocasión visitó Londres y volvió de allí disgustada, considerándola “una gran Babel”.

Esta severidad puritana no tardará en resquebrajarse del modo más impensado. En 1841, su hermano Isaac se casa también y abandona Griff. El padre y Mary Ann se mudan a Foleshill Road, no lejos de Coventry. Dejar el campo la descorazona pero, por otro lado, en Coventry contacta con unos círculos que darán alimento a sus ávidas necesidades intelectuales. En esa ciudad conoce a los Bray, un matrimonio que vive de la manufactura de cintas pero que tiene un interés mucho más intenso por el mundo de las ideas. Charles Bray es un ateo que ha escrito tratados como La educación de los sentimientos y La filosofía de la necesidad, y su esposa Carolina es hermana de Charles Hennell, otro librepensador autor de Una investigación en los orígenes del cristianismo, que reduce el cristianismo a un mito oriental.

Mary Ann lee y comenta estos tratados, y sale de ellos tan transformada que, un buen domingo de enero de 1842, se niega a acompañar a su padre al templo anglicano. Estalla una crisis. El padre amenaza con abandonar Foleshill Road si ella no vuelve al redil. Ha de mediar Isaac, su hermano del alma. En mayo, Mary Ann consiente en frecuentar de nuevo los oficios dominicales (por delicadeza hacia su padre). Pero su cabeza transita ya otras regiones espirituales, apuntalada si cabe por la heterodoxia de los autores a los que por entonces se pone a traducir: Spinoza y Das Leben Jesu de David Friedrich Strauss.

Entre los veinte y los treinta años, su vida se mantiene en dos carriles distintos: por un lado, sigue apegada a su padre, cuidando de él, leyéndole en voz alta las novelas históricas de Walter Scott y reconociendo que su influencia en ella refrena tendencias sensuales y hasta diabólicas; y, por otro, se libra a intensas lecturas iconoclastas, tiene un breve romance con un restaurador de arte al que acaba rechazando y sigue frecuentando a los Bray y a los Hennell, con los que hace puntuales viajes por el país (a Bristol, Escocia, el sur de Gales…). En 1849, Robert Evans fallece y su hija, libre de ataduras familiares, se marcha con los Bray a Francia, Italia y Suiza. Se domicilia en Ginebra durante ocho meses –sus amigos han regresado ya–, y allí intima con otro matrimonio, François y Julie d’Albert Durade.

Él es artista y la pinta (el cuadro cuelga hoy en la National Portrait Gallery de Londres). Mary Ann, con 31 años y lejos de la atmósfera victoriana, pasea por el lago Lehman, rema, lee, estudia matemáticas y, en definitiva, siente desperezarse en sí misma un intenso amor a la vida. La vuelta a Inglaterra, en cambio, le aporta una sensación de desarraigo, con sus dos hermanos dispersos y la casa de Griff, vacía. Para más inri, su hermana Christiana queda viuda en 1852, con seis hijos que criar y apenas sin recursos. Mary Ann se afanará por ayudarla, e incluso planeará irse con ella y su prole a Australia para emprender otra existencia. Por entonces, su desubicación personal la lleva a mudarse a Londres. Allí contacta con diferentes núcleos bohemios y se instala en casa de John Chapman, un importante publicista que la invita a colaborar como reseñista en laWestminster Review.

Londres bulle con la presencia de luminarias a las que esta recién llegada de Warwick acaba tratando: Thomas Huxley, Karl Marx, Giuseppe Mazzini, Herbert Spencer… Mary Ann tiene que abandonar el edificio de los Chapman (la esposa no soporta los flirteos de John) y poco después ella se enamora de Spencer y se lo dice abiertamente. Parece ser que el eminente sociólogo vaciló y finalmente dijo no (aduciendo luego que ella no tenía ningún encanto físico). En todo caso, a través de Spencer va a conocer enseguida al hombre de su vida, el periodista, crítico y novelista George Henry Lewes, dos años mayor. El perfil de este hombre de letras nato no era en parte el más adecuado para esta solterona rural: casado con Agnes Jarvis, una mujer desequilibrada con la que tenía tres hijos y de la que no conseguía divorciarse, no estaba en condiciones de reemparejarse legalmente.

A Mary Ann este detalle no la arredró y en 1853 los tenemos ya viviendo juntos en Hyde Park Gardens, donde ella vuelve a atarearse en traducciones de obras librepensadoras de Feuerbach o Spinoza. Su unión con Lewes la coloca en situación delicada, sobre todo con sus hermanos, que rompen cualquier relación con ella (incluida la epistolar) en cuanto se enteran de ella. También los Bray y los Hennell acusan que ella no les haya enterado con claridad de su cohabitación con un hombre casado. Lewes, por cierto, posee como ella un amplio conocimiento del alemán y de las letras germánicas, y a finales de 1854 los dos peregrinan a Weimar y Berlín, donde él recaba datos para una biografía de Goethe que a día de hoy se mantiene como obra de referencia. En 1855, el tándem regresa a Gran Bretaña y ella vuelve a la traducción, ocupándose de una obra iniciada por su pareja, la Ética de Spinoza.

cruvi.cl/blog

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios
Fotografía Creativa

“Si pudiera decirlo con palabras, no iría todos los días cargado con mi cámara”. Lewis Hine

Lowest Moments

Demo Version

Charly W. Karl

El siguiente, es un espacio de libre opinión, divulgación y reflexión...

mesteval.com

Todos nacimos con la capacidad de poder escribir nuestras historias sin la necesidad de ser escritores.

Se busca título para este contenido

propuestas de ocio, información y reseñas de arte, exposiciones, música, libros...

Johan Cladheart

A veces escribo y a veces voceo. 1/52 de golpe.

...y mientras tanto

...and meanwhile

sumisope

Vivencias del sumiso pe , dentro de la sumisión a su Dueña.

Darth Bloom

A comparison between San Diego Superior Court Judge Jay Bloom and the villains of Star Wars

Comparte con Honduras

…Homenaje a las víctimas de la violencia en Honduras, denuncia de los niveles insoportables de violencia, una propuesta para fortalecer la cultura de Paz.

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

A festa é boa para pensar

Para Mikhail Bakhtin, as festividades "são uma forma primordial, marcante, da civilização humana", logo, a festa, o carnaval e a cidade, são convidados especiais deste espaço.

Mis Americas

Blog dedicado a todas las almas viajeras y desaprendidas de Latinoamerica.

SoniaThings

First Impression is the last Impression

lavidatiendea

...se hace camino al andar.

Mabel en papel

Memorias, relatos y un poco de poesía.

Anecdotas y Viajes

Todos nacimos con la capacidad de poder escribir nuestras historias sin la necesidad de ser escritores.

El mundo de puntillas

"Sólo una poeta más de latidos incoherentes y ojos color olvido"

VERMAJIKABLOG

A MOTIVATIONAL AND INFORMATIVE HINDI BLOG

Create Awesome

Life Awesome On YouTube

anansi2050

Deep Thoughts and Ideas

Here in the Silence

...is where I find my voice.

P.S. love Gen

Aspire to inspire

Jay Colby

Life, Inspiration & Motivation

FLOW ART STATION

THE ENLIGHTENED ART MAGAZINE

Kristorres

La peor experiencia la mejor maestra

MUSAS DISIDENTES

La poesía es mi último cartucho.

yorotradicionesblog

Costumbres y Tradiciones

The Jaguar

And its Allies

La perra envenená

Soy esa que está verde ... la del pelaje opaco...

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

Sally.CS

"Érase una vez una gitana, que escribía historias de amor"

MY Alborada

Frases y fotografía poética.

anifa07@gmail.com

kegagalan itu cara Allah mengatakan "BERSABARLAH" aku memiliki sesuatu yang lebih baik untukmu

COMO SER POETA SIN MORIR

página web de Mero S. Myers

loshame.wordpress.com/

Fashion Blogger

El globo de colores

"Es el camino recorrido el que nos da fuerzas para recorrer el que falta"

Mi lengua nativa

mis letras, mi cosmos...

DIARIO DE UNA FLOR

MI VIDA EN FOTOGRAFÍAS MAS UN POCO DEL MUNDO Y SU POESÍA.

Sueños de Papel

"El amor no tiene barreras. Salta obstáculos y vallas y traviesa muros para llegar a su destino lleno de esperanza.", Maya Angelou

Alejandro Muñoz Sánchez

Especialista en la realización de estudios analíticos de muestras biológicas humanas, interpretando y valorando los resultados técnicos como soporte al diagnóstico clínico u orientados a la investigación clínica.

A %d blogueros les gusta esto: