Enrique “el Impotente”


Enrique IV de Castilla

Enrique IV de Castilla


Uno de los grandes enigmas en la historia de España es qué clase de patología o problema tenía Enrique IV de Castilla para no poder dejar un heredero. Al menos uno que resultara creíble, puesto que su única hija, Juana «la Beltraneja», fue llamada así por ser el más que probable fruto de la relación adúltera de la Reina con el valido del Rey Beltrán de la Cueva. Y lo que no pasaba de un mero cotilleo en la Corte, se convirtió en un asunto de estado cuando a la muerte del Rey se enfrentaron los partidarios de Isabel «la Católica» –hermanastra del fallecido– contra los de Juana «la Beltraneja» en la Guerra de Sucesión Castellana, que cobró dimensión internacional con la intervención de Francia y Portugal.

9788415370505

Desprestigiado por la propaganda al servicio de los futuros Reyes Católicos y ninguneado por muchos nobles como el Primer Duque de Alba, quien explotó como nadie las debilidades del Monarca, Enrique IV fue acusado de homosexual y de instigar con gusto las relaciones extramatrimoniales de su segunda esposa. El objetivo era deslegitimar su reinado y dinamitar los derechos de su única hija. Lejos de las intoxicaciones políticas de entonces, el prestigioso médico Gregorio Marañón creyó encontrar la solución al misterio cuatro siglos después: el Rey sufrió una displasia eunucoide –definida hoy en día como una endocrinopatía– o bien los efectos asociados a un tumor hipofisario (la parte del cerebro que regula el equilibrio de la mayoría de hormonas). En ambos casos, la impotencia del Rey encontraba por fin una explicación científica.
La primera referencia a los problemas sexuales de Enrique tuvo lugar cuando siendo Príncipe de Castilla se casó a la edad de 15 años, en una ceremonia oficiada por el cardenal Juan de Cervantes, con la Infanta Blanca de Navarra, hija de Blanca I de Navarra y de Juan II de Navarra. Enrique alegó que había sido incapaz de consumar sexualmente el matrimonio, a pesar de haberlo intentado durante más de tres años, el periodo mínimo exigido por la Iglesia, y en mayo de 1453, un obispo declaró nulo el matrimonio a causa de «la impotencia sexual perpetua» que un maleficio había provocado en el castellano.

Enrique IV de Castilla, dibujado en un manuscrito por el viajero alemán Jörg von Ehingen

Enrique IV de Castilla, dibujado en un manuscrito por el viajero alemán Jörg von Ehingen

Evidentemente, la nulidad respondía a cuestiones político. El Príncipe, intuyendo la inminente muerte de su padre, buscaba una excusa para romper su alianza con Navarra y acercarse a Portugal a través de un matrimonio con Juana, la hija de los reyes lusos. Un maleficio transitorio justificaría porque la impotencia solo afectaba al matrimonio con la navarra y no a relaciones futuras. La petición iba acompañada del testimonio de varias prostitutas de Segovia que declaraban haber mantenido relaciones sexuales con el castellano. No en vano, era cierto que sus intentos de dejarla encinta habían fracasado estrepitosamente. Aparte de los auxilios espirituales –devotas oraciones y ofrendas–, el futuro Rey recurrió a todos los remedios posibles, desde brebajes y pócimas con presuntos efectos vigorizantes enviados por sus embajadores en Italia –por aquel entonces considerada la metrópoli de la ciencia erótica–, hasta la financiación de exóticas expediciones a África en busca del cuerno de un unicornio.

¿Víctima de una despiadada leyenda negra?

El 20 de julio de 1454 falleció Juan II y al día siguiente Enrique fue proclamado Rey de Castilla. Una de sus primeras preocupaciones fue sellar la alianza con Portugal, que se materializó en 1455 casándose en segundas nupcias con Juana de Portugal. Las dos décadas de su reinado (1454-1474), donde muchos nobles hicieron y deshicieron a sus anchas, fueron cantadas por los cronistas como uno de los más calamitosos de todos los que el reino español sufrió a lo largo de su historia. La ausencia de autoridad y justicia en Castilla, puesto que la mayoría de nobles no reconocía ni respetaba a los privados del Monarca –seleccionados de entre los escalones de la nobleza media– provocó el levantamiento de ejércitos privados por todo el territorio. Como explica el hispanista William S. Maltby en su libro «El Gran Duque de Alba» (revisando los antepasados del tercer duque de la familia), «la supervivencia durante el reinado de Enrique IV dependía de expandir las rentas y el número de hombres a igual ritmo que el más rapaz de los compañeros».

El Gran Duque de Alba

El Gran Duque de Alba

No obstante, hoy en día los historiadores consideran que la mayoría de los textos del periodo exageraron los sucesos y gran parte de la leyenda negra sobre Enrique IV es fruto de una campaña contra su imagen auspiciada por los Reyes Católicos. No así los rumores sobre su impotencia. Los problemas médicos son reales, y el completo diagnosticó de Gregorio Marañón en 1931 y de otros posteriormente planteaban una posible respuesta: una «displásico eunucoide con reacción acromegálica» de carácter hereditario, según la nomenclatura de la época, que no solo entorpeció el completo desarrollo sexual del Rey sino que le provocó ser estéril. Dada su contextura biológica, Marañón también veía factible, como sostenían las crónicas de sus detractores, que el castellano tuviera tendencias homosexuales.

El urólogo Emilio Maganto Pavón –en su obra «Enrique IV de Castilla (1454-1474). Un singular enfermo urológico»– considera que el diagnóstico del célebre médico es incompleto y señala que el origen del desorden hormonal era más bien un síndrome de neoplasia endocrina múltiple (MEN) producido por un tumor hipofisario productor de la hormona del crecimiento y la prolactina.

En ambos casos, el estudio de la momia de Enrique IV, perfectamente conservada, sirvió para corroborar las graves carencias hormonales que mostraba el cuerpo del castellano. Así se pudo observar que el Monarca tenía una frente amplia, que las manos (de un tamaño desproporcionado) tenían largos y recios dedos, y que había un pie valgo (desviado). Las manos gigantes de Enrique IV pudieron originar, a su vez, la fobia al contacto humano que las crónicas identifican como un rasgo de su antipatía y problemas para relacionarse. Y la deformación de uno de sus pies explicaría, según la obra del propio Marañón, en cierto modo, la torpeza de movimientos del Monarca descrita en casi todos los escritos.

Estos rasgos anómalos y los síntomas no pudieron ser identificados por los médicos de la época en su conjunto, ni nadie pudo darse cuenta del grave proceso del que era objeto el castellano. Ni siquiera hoy es posible hacer un diagnóstico definitivo sobre el génesis del desorden hormonal que sufrió el Rey desde la pubertad. Tan solo es fiable enumerar los síntomas descritos en los textos históricos. Enrique IV padeció impotencia, anomalía peneana, infertilidad, malformación en sus genitales, litiasis renal crónica (mal de ijada, de piedra y dolor de costado) y hematuria (flujo de sangre por la orina). Precisamente, estos problemas urológicos pudieron estar detrás de su fallecimiento el 11 de diciembre de 1474 a causa de una obstrucción de la orina.

Una precaria fecundación in vitro

Asimismo, el principal síntoma urológico de su afección –la impotencia– fue el principal argumento usado por los partidarios y seguidores de los Reyes Católicos para lograr sus propósitos en torno a la sucesión. Puesto que el Rey había tenido graves dificultades para engendrar un hijo a su primera esposa –e iba por el mismo camino en el séptimo año de su segundo matrimonio–, el nacimiento de una heredera el 28 de febrero de 1462 despertó toda clase de suspicacias. La niña nacida fue considerada como el fruto de una relación extraconyugal de la Reina con Beltrán de la Cueva, el favorito del Rey, el cual no solo estaba enterado del asunto sino que supuestamente lo había incentivado para acallar por fin las acusaciones sobre su impotencia.

Sin embargo, sigue sin encontrarse ningún documento ni prueba que pueda demostrar que Juana «la Beltraneja» no fuera hija del Rey. Sus restos fueron pérdidos y no es posible hacer una prueba de DNA. Y tampoco las investigaciones médicas recientes, como la de Emilio Maganto Pavón, descartan al cien por cien la posibilidad de que Enrique IV fuera capaz de superar su más que probable impotencia e infertilidad de alguna manera. De hecho, pocos meses después del nacimiento de Juana, la Reina anunció que estaba de nuevo encinta, en esta ocasión de un varón, aunque el embarazo se malogró a los siete meses. Las crónicas de Hieronymus Münzer sugieren una remota posibilidad sobre esta transitoria fertilidad del Monarca: usó una precaria fecundación in vitro. Según especifica en sus textos, «los médicos fabricaron una cánula (caña) de oro que introdujeron en la vulva de la Reina. Que intentaron después que a través de su luz el semen del Rey penetrara en la vagina de su esposa pero que éste no pudo y que hubo que recurrir a otros métodos para recoger el semen».

El propio Rey debía tener dudas sobre la paternidad pues, tras enormes vacilaciones a la hora de defender los derechos dinásticos de Juana «la Beltraneja», su firma en el pacto de Guisando (1468) desheredaba definitivamente a su hija a favor de su hermana Isabel «la Católica». La razón esgrimida para dejar a la Infanta Juana de lado no era su condición de hija de otro hombre, sino la dudosa legalidad del matrimonio de Enrique con su madre y el mal comportamiento reciente de ésta, a la que se acusa de infidelidad durante su cautiverio. Y aunque el pacto fue posteriormente incumplido por ambas partes, las dudas del Monarca dividieron aún más a la nobleza castellana, que a la muerte de «El Impotente» se pusieron de forma mayoritaria del lado de Isabel y Fernando durante la Guerra de Sucesión Castellana, acaecida entre 1475 y 1479.

alcacovas1

El conflicto concluyó en 1479 con la firma del Tratado de Alcáçovas, que reconocía a Isabel y Fernando como Reyes de Castilla y obligaba a Juana a renunciar a sus derechos al trono y permanecer en Portugal hasta su muerte.

Portugal el 8 de septiembre de 1479 y por los Reyes Católicos en Toledo el 6 de marzo de 1480, por lo que también se le conoce como Tratado de Alcazovas-Toledo.

alertadigital.com

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios
Sally.CS

"Érase una vez una gitana, que escribía historias de amor"

MY Alborada

Frases y fotografía poética.

anifa07@gmail.com

kegagalan itu cara Allah mengatakan "BERSABARLAH" aku memiliki sesuatu yang lebih baik untukmu

COMO SER POETA SIN MORIR

página web de Mero S. Myers

LoShame

Fashion Blogger

El globo de colores

"Es el camino recorrido el que nos da fuerzas para recorrer el que falta"

Mi lengua nativa

mis letras, mi cosmos...

DIARIO DE UNA FLOR

MI VIDA EN FOTOGRAFÍAS MAS UN POCO DEL MUNDO Y SU POESÍA.

Sueños de Papel

"El amor no tiene barreras. Salta obstáculos y vallas y traviesa muros para llegar a su destino lleno de esperanza.", Maya Angelou

Alejandro Muñoz Sánchez

Especialista en la realización de estudios analíticos de muestras biológicas humanas, interpretando y valorando los resultados técnicos como soporte al diagnóstico clínico u orientados a la investigación clínica.

Bhavna Misra

Artist, Painter, Designer

En el campo de lavanda

Vida, literatura y arte.

StoreDay

Știri clare din surse sigure!

Del día a día

De lo efímero, lo banal y sin sentido

Safira's Journey

Create Your Own Happiness

perderme

enredada en un mar de palabras.

Hazme poeta

Confesiones de un bastardo

Elia Santos

La vida en Poesía

Busco un novio punto com

Tenía que contarlo

El pájaro más libre del columbario

No me da ningún miedo sangrar, al igual que cuando se pisa: la hierba se convierte en sendero; y el corazón sale a escena.

VESTIO ALONIECO

Pensamientos propios

Celestial Priestess's Fourth Density Journal

Metaphyics, Horoscopes, Personal Blog, Modeling & Recommended Products,

el coronel no tiene quien le lea

nacemos originales y morimos copia

quandolamentesisveste

emozioni di silvia de angelis

Hindberry Fruchtwein

Herstellung von Obstwein, Fruchtwein, Obstdessertwein, Fruchtdessertwein, Obstwermut

Misecretosdehoy

Qué bonita la vida.

The Foodinista

I guess I've always been a food obsessive, and it has gotten worse the older I've gotten

poupeedinubila

Poemas, Cuentos, Pensamientos y Sentimientos

Mugilan Raju

Prime my subconscious, one hint at a time

Thiago Amazonas de Melo

Não acreditem em nada do que eu digo aqui. Isso não é um diário. Eu minto.

éter : nativo

Hacemos las historias del éter, nativas.

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

Equinoxio

A Blog about magic, fiction and art

Alquimia con palabras

Alquimia: "Antiguas doctrinas de carácter esotérico, centradas en la búsqueda de la piedra filosofal, con el fin de lograr maravillosas transmutaciones de materia."

Mona_Khaan

tha blogs is about styles beauty health true story's love poetry many more )): my blog my own thoughts) monakhaan.com

OLYMPUS

Escribir como forma de expresarme. Nada mas necesario que un cuaderno en blanco para poder decrirte todo lo que pienso y siento...

marina kanavaki

Art Towards a Happy Day [painting - illustration - design]

The Bosch's Blog

Espacio para mentes abiertas y libre expresión

The Insider

whO travel acrOss yOur sOul 💌

Inventar mi verdad

"Uno pasa por las cosas y no sabe lo que esconden"

A %d blogueros les gusta esto: