Cuando el Presidente de los EEUU predicó con el ejemplo.


e5458130-3490-11e4-8a5e-7b56836f9a78_ovejas-en-la-casa-blanca

Estamos acostumbrados a ver como en tiempo de crisis todos los gobiernos ponen en marcha medidas restrictivas y leyes en las que nos obligan a hacer un esfuerzo sobrehumano, mientras los políticos siguen viviendo a cuerpo de rey, con grandes sueldos y privilegios fuera del alcance de los ciudadanos corrientes.

Lo extraño es ver, en tiempos en los que se está pasando realmente mal, a algún representante gubernamental apretarse el cinturón y predicar con el ejemplo de austeridad que se le exige al ciudadano de a pie.

Uno de los pocos ejemplos podemos encontrarlo en Woodrow Wilson, el vigésimo octavo Presidente de los Estados Unidos entre 1913 y 1921, quien junto a su esposa Edith Bolling y sus tres hijas, aplicaron para si mismos y su forma de vivir las mismas leyes restrictivas que había mandado poner en marcha tras la entrada del país en la Primera Guerra Mundial.

01136r

En 1917 Wilson pidió un esfuerzo extraordinario a los norteamericanos para contribuir a que la economía del país no se hundiera e instó a todos los ciudadanos a realizar pequeños gestos de austeridad y altruismo.

3c32146r

Entre las peticiones estaba no consumir carne ni trigo para que fuesen reservados y destinados a la las tropas que estaban dando su vida por la nación.

Todos los miembros de la familia Wilson fueron los primeros que dieron ejemplo instalando un huerto en los jardines de la Casa Blanca y en el que cosecharon verduras y hortalizas con las que se alimentaban.

También se llevó un rebaño de 48 ovejas que por allí pastaron con el fin de comerse toda la hierba que crecía alrededor de la residencia presidencial y así ahorrar dinero al erario público con el coste que representaría contratar operarios que lo realizasen. Según datos que facilitó la presidencia norteamericana tras finalizar la IGM el ahorro obtenido gracias a las ovejas fue de 52.823 dólares, teniendo en cuenta que se trataba del año 1917.

sheepwool

También se donó todos los beneficios de la venta de la leche y la lana que fueron a parar a la Cruz Roja.

La señora Wilson por su parte también organizó varios actos públicos en los que reunió en la escalinata principal de la Casa Blanca a un puñado de célebres artistas del Hollywood de la época como Charlie Chaplin, Mary Pickford, Marie Dressler o Douglas Fairbanks y en los que se recaudaron importantes donaciones a través de subastas solidarias.

Un distintivo de color rojo, blanco y azul se colocó en una de las ventanas de la Casa Blanca, lo que indicaba que los Wilson no consumían ni carne ni trigo. Toda una serie de medidas que fueron del agrado de la inmensa mayoría de ciudadanos norteamericanos que estaban pasando penurias y veían como su país se había involucrado en una guerra.

ovejascb21

De este modo, la Casa Blanca simbolizó el esfuerzo que había que hacer en cada una de las casas de los estadounidenses. Un esfuerzo colectivo que ayudaría a salir del grave bache económico por el que atravesaba  la nación y que sería un impulso para ayudar a ganar la Gran Guerra.

Fuentes de consulta: whitehousehistory

noticias.yahoo

©Andrés Cifuentes
¡Gracias por leerme!

boton-home

5 comentarios en “Cuando el Presidente de los EEUU predicó con el ejemplo.

  1. Somos muy extraños y hasta paradójicos los seres humanos… Pero una cosa es cierta: cuando enfrentamos un desastre siempre nos ayudamos, siempre surgen manos y voces solidarias para aliviar el sufrimiento, o apoyar una causa que nos parece justa. Gracias por compartir estos apuntes tan interesantes de la historia. Abrazote, amigo. ❤

    Me gusta

    1. “Nacemos con un instinto moral, una capacidad que crece de forma natural en cada persona, desarrollada para emitir juicios rápidos sobre lo que es correcto o incorrecto y basada en unos procesos que actúan de forma inconsciente”.

      Abrazos Sara y buen fin de semana.

      Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.