Cataluña y la lección de Georges Brassens